RODAISA | Bambú para la Vida

Inmunización del Bambú

Inmunización del Bambú

Cosecha, curado y secado del Bambú Guadua Angustifolia Kunth

Se deberá realizar un monitoreo durante el desarrollo del cultivo para al fi¬nal poder identificar (6 a 8 años) estado de madurez de la guadua, median¬te observación de manchas de hongos de color blancuzco, que cubran más del 50% del tallo con el objeto de poder realizar los cortes de los cúmulos en el momento adecuado.

Para realizar el corte de las varas o cúmulos de bambú, se toma en cuenta las fases de la luna, principalmente si existen secadores artificiales. Para el caso del bambú se procede a efectuarlo con el inicio de la menguante, preferiblemente el segundo día de luna menguante, entre la 1:00 am. y 5:00 am., ya que en ese período es cuando el contenido de sabia es menor, lo que mini¬mizará el daño a futuro de la polilla o el gorgojo (Dinodermos minuto) que invade las varas, especialmente cuando no han sido bien secadas y tratadas con inmunizantes, preferiblemente natural.

Una vez que se realiza el muestreo del rodal para identificar el número de va¬ras que pueden ser cosechados sin afectar la estabilidad del mismo, se procede al corte y aprovechamiento. Las varas de bambú que se cosechen, no deberán ser nunca más del 50% del total de las maduras de las que están en pie en el terreno, para no descompensar el rodal existente. Una vez cosechada la vara se deberá dejar encima del primer nudo del material cosechado. Este proceso se conoce como avinagramiento, aproximadamente durante 15 días, depen¬diendo de las condiciones del sitio y ambiente si el tiempo es seco, y si está muy húmedo y caluroso el ambiente, podría ser por un período más prolonga¬do, alcanzando hasta 28 días de duración, con el propósito de obtener condi¬ciones optimas para la inmunización y secado. El primer método de inmuniza¬ción es de bajo costo, sencillo y menos dañino, tanto al hombre como al ambiente, y el otro método de inmunizado químico le proporciona mayor du¬ración al material.

El primer método de inmunización natural requiere sólo introducir las varas de bambú en agua de ríos o tinas construidas de manera artificial, donde el bambú pueda estar hasta 5 a 6 días y luego ser llevado a secar mes y medio.

El segundo método de inmunización es artificial, el que puede ser a base de 1 Kilo ácido bórico + 1 Kilo bórax+ en 100 litros de agua.

Este último producto es menos tóxico al hombre y al ambiente. Una vez hecho la mezcla de los productos en un tanque de agua de 55 galones, se procede a introducir las varas en tinas construidas de 6 metros de largo x 1 metros de ancho, y 1 metro de profundidad, o sea 6 metros cubico, tratando de mante-nerlas hundidas hacia el fondo de la tina para que penetre el producto dentro de cada vara. Se estará haciendo un monitoreo a este sistema, para garantizar que las varas que se seleccionan estén completamente sumergidas.

Hasta alcanzar los cinco o seis días de inmunizado.


Los inmunizantes utilizados para la preservación del bambú, son aceptados internacionalmente como no tóxicos y amigables con el ambiente.

TINAS DE  INMUNIZACIÒN